Palma

Palma de Mallorca, los 5 secretos que no te puedes perder

Palma está considerada una de las mejores ciudades del mundo donde vivir. Su clima benigno durante la mayor parte del año, la tranquilidad y seguridad en sus calles y el sabor mediterráneo que la caracteriza invitan al viajero a disfrutar de su estancia en la capital de las Baleares.

Además de este ambiente apacible, Palma ofrece muchos lugares de interés, tanto para visitas culturales como familiares a los que puedes acceder fácilmente sin coche. Vamos a descubrir algunos.

La Catedral junto al mar

Si hay un edificio que distingue la ciudad es el de la imponente catedral de Palma. La Catedral Basílica de Santa María, conocida como La Seu, es la única catedral gótica situada junto al mar, sobre el que se asoma por encima de las antiguas murallas de la ciudad.

El templo, de estilo gótico levantino, es una de las catedrales medievales europeas con mayor altura en su nave central y la que cuenta con el mayor rosetón.

Se empezó a levantar pocos años después de la conquista de la isla por Jaime I de Aragón (1229) en el lugar donde se encontraba emplazada la gran mezquita de Medina Mayurca. Aunque fue consagrada en el siglo XIV, las obras prosiguieron a lo largo de los siglos, lo cual nos permite apreciar en ella diferentes estilos arquitectónicos.

A principios del siglo XX, el arquitecto Gaudí realizó una intervención en su interior. Aunque no pudo finalizar todo su proyecto, el genial arquitecto catalán dejó muy visible su huella en la catedral de Palma.

La última gran intervención fue realizada a principios de este siglo por el artista mallorquín Miquel Barceló. Se trata de la rehabilitación de la Capilla del Santísimo. Para ello Barceló cubrió sus paredes con un “retablo” de 300 metros cuadrados hecho de arcilla que representa el milagro de la multiplicación de los panes y los peces.

La catedral puede ser visitada con recorrido libre con ayuda de una audioguía o comprando una entrada de visita guiada. Para completar su atractivo, a partir del mes de mayo se ofrece la posibilidad de recorrer las altas terrazas del templo.

El centro histórico y el barrio judío

En los alrededores de la Catedral se encuentra el centro histórico de Palma, que se puede recorrer a pie. Es la parte de la ciudad en la que vivía la nobleza mallorquina, por lo que concentra palacios, iglesias, conventos y edificios civiles.

El Palacio de la Almudaina, del siglo XIV, forma junto con la catedral un conjunto monumental que emerge por encima de la antigua muralla renacentista y se refleja en el lago del Parc de Mar. Puede visitarse de 10 a 18 horas, de martes a domingo.

Al pie de las murallas se encuentra el Parc de Mar, un lugar para pasear bajo el sol mediterráneo en familia. Destaca su gran lago artificial de agua salada que refleja la catedral. Si viaja con niños, en su zona oriental cuenta con un parque de juegos infantiles.

Bajo las murallas podemos proseguir nuestro paseo a través de los jardines de S’Hort del Rei. Sus elementos más notables son el arco de Ses Drassanes, de origen árabe, y el estanque de los cisnes.

Desde estos jardines podemos subir hacia el casco antiguo para perdernos en un trazado medieval de calles estrechas e intrincadas. Son lugares de interés el Palacio Episcopal, el Oratorio de Sant Pau, el Hospital de Sant Pere y Sant Bernat, la puerta de la Almudaina y los Baños Árabes.

En esta zona también se ubicaba la antigua judería de Palma. Su principal atractivo está en disfrutar de la tranquilidad de sus callejuelas y la observación de sus singulares detalles.

Experimenta la sensación inolvidable de viajar en el tiempo.
Descubre la magia de nuestro centenario tren de madera y tranvía histórico.

Ver más...

Castillo de Bellver: el más antiguo de planta circular de toda Europa

A unos tres kilómetros del centro de Palma, en la cúspide de un pequeño monte, se emplaza el Castell de Bellver, uno de los símbolos de la ciudad. Desde allí tenemos una magnífica perspectiva de toda la bahía.

Se trata de una construcción fortificada de principìos del siglo XIV, mandada edificar por Jaime II, rey de Mallorca. De estilo gótico, llama la atención su planta circular (la más antigua de Europa) y su torre del homenaje, unida al resto del edificio por medio de un arco.

Sus muros y estancias han servido de residencia de los Reyes de Mallorca, de refugio de perseguidos y de prisión. Importantes personajes históricos sufrieron cautiverio entre sus paredes: la reina Violante y el ministro ilustrado Jovellanos.También ha sufrido episodios bélicos como varios asedios y un asalto, durante la rebelión de Les Germanies.

Actualmente es la sede del Museo de Historia de Palma de Mallorca y en su patio tienen lugar una gran variedad de actos protocolarios, conciertos y actos culturales.

Se puede acceder al castillo por carretera o a pie, desde el barrio de El Terreno.El Castell de Bellver está abierto al público de martes a domingo, con visitas libres con audioguía y guiadas.

Las playas de Palma de Mallorca

La Playa de Palma está formada por un conjunto de playas que suman 4’5 kilómetros de longitud, desde Can Pastilla a S’Arenal. Su proximidad a la ciudad y al aeropuerto la han convertido en un núcleo turístico de fama internacional.

La playa más cercana al centro histórico es la de Can Pere Antoni, la única desde la cual puede divisarse la Catedral. De arena natural, está situada frente al Palacio de Congresos de Palma y limita por tierra con el Paseo Marítimo.

Entre la de Can Pere Antoni y la Playa de Palma se encuentran las playas urbanas de Ciudad Jardín y Cala Estancia. Las dos delimitan con un paseo marítmo que cuenta con un carril bici que recorre todo el litoral.

En la costa oeste de la bahía, más abrupta y rocosa, encontramos la playa de Cala Major. De arena natural, cuenta también con todos los servicios como vigilancia, accesibilidad, duchas y alquiler de hamacas y sombrillas.

La Plaza de España y la Estación del Tren de Sóller

La Plaza de España es uno de los puntos neurálgicos de Palma. Es un buen punto para iniciar un paseo, tanto de compras, como de visita al centro.

En su proximidad podemos encontrar zonas comerciales, grandes almacenes y el Mercado de S’Olivar, de productos frescos. Además es el principal núcleo de conexión de transportes públicos porque en ella se ubican la Estación intermodal, de trenes y autobuses, y la Estación del Tren de Sóller.

Incluso aunque no tenga previsto realizar un viaje en el histórico Tren de Sóller, le recomendamos visitar su estación en Palma. El pequeño recinto ferroviario conserva todo el encanto de las antiguas estaciones de trenes.

La Estación del Tren de Sóller está ubicada a unos metros de la Plaza de España. Su edificio principal, de estilo modernista, contiene la recepción y la zona de taquillas.

El andén se encuentra amparado por una elaborada marquesina y equipado con bancos de hierro forjado y madera para la espera del viajero. Más allá, la zona de vías, donde a menudo descansa alguna locomotora o convoy; y la cochera, en la actualidad remodelada para acoger la muestra pictórica “50 paisajes de Mallorca”, una visión artística de los principales atractivos naturales de la isla.

La peculiar embajada de Sóller y su tren en Palma ofrecen un rincón de reposo y quietud en el centro de una ciudad bulliciosa y cosmopolita.

Experimenta la sensación inolvidable de viajar en el tiempo.
Descubre la magia de nuestro centenario tren de madera y tranvía histórico.

Ver más...

Utilizamos cookies propias y de terceros para configurar la web y sus servicios acorde a características generales, por ejemplo, idioma, así como para analizar nuestros servicios y la actividad de la web con el fin de mejorar su contenido. Clica POLÍTICA DE COOKIES para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para configurar o rechazar el uso de cookies clica CONFIGURACIÓN.

Política de Cookies Configuración