Disfrute del primer tranvía eléctrico de la isla

El 4 de octubre de 1913 se inauguró la línea del primer tranvía eléctrico de Mallorca, entre Sóller y el Port de Sóller.

El Tranvía de Sóller se empezó a construir tras haberse inaugurado la línea de ferrocarril de Palma a Sóller. El proyecto de esta línea lo diseñó y dirigió D. Pedro Garau, y se tendieron 4.868 metros de vía. Como obra de fábrica destaca el puente de hierro sobre el “Torrent Major”, que fue construido por la Maquinista Terrestre y Marítima.

El tranvía dispuso en un principio de una central eléctrica propia que se situaba en la propia estación de Sóller. Dicha central estaba alimentada por un motor de explosión de 65 caballos que accionaba una dinamo de la casa Siemens-Schuckert, dando una corriente continua de 600 voltios.

Aunque el tranvía de Sóller estaba pensado para el transporte de pasajeros, fue utilizado también para el tráfico de mercancías hacia el puerto. En un pequeño vagón isotermo se transportaba el pescado fresco del Port a Sóller y en remolques se llevaba carbón a la antigua base militar de submarinos del Port de Sóller, a la fábrica de “el Gas”; así como minas y torpedos transportados desde el polvorín de Caubet.

Los tres automotores de tranvía numerados del 1 al 3 y sus remolques 5 y 6 son los originales de 1913 que fueron encargados a la casa zaragozana Carde & Escoriaza. Las jardineras se adquirieron de los tranvías de Palma en 1954.

Además, el Tranvía de Sóller dispone de cinco automotores de tranvías provenientes de Lisboa, numerados del 20 al 24, adaptados al ancho de vía 914mm.

 


 

RESTAURANTE MAR Y SOL

 

restaurante_3En la antigua estación del tranvía que baja desde Sóller al puerto, se abrió el restaurante y hotel Mar y Sol el 5 de mayo del 1929. Desde el principio está regentado por la familia Sastre, desde 1979 por Vicente Sastre.

Sólo durante la Guerra Civil el edificio fue expropiado y sirvió de alojamiento a los oficiales de los submarinos italianos que amarraban en la base. En los años sesenta se cerró el hotel de 5 habitaciones y desde entonces sólo funciona como bar y restaurante para los excursionistas que vienen al Port de Sóller o que hacen la famosa “vuelta isla”, que combina el viaje desde Palma con el tren y tranvía, con el barco a Sa Calobra.